Nuestra Declaración de Fe

El Templo De La Alabanza basa toda su doctrina en la Biblia – La Palabra de Dios. Creemos:

1 –     Que La Biblia (Las Sagradas Escrituras) es la inspirada Palabra de Dios; la revelación de Dios al hombre, infalible regla de fe y conducta (2 Timoteo 3:15-16; 1 Pedro 2:2).

2 –     Que solo hay un Dios, EL ÚNICO Y VERDADERO DIOS (Deut. 6:4 Marcos 12:1-9; Isaías 43:10, 11; Mateo 28:19.

3 –     Que el único y verdadero Dios es una esencia en tres personas, que humanamente llamamos “LA TRINIDAD”. Estas tres personas son El Padre (Jehová), El Hijo (Jesucristo) y El Espiritu Santo. Cada uno es Dios, pero no se puede concebir a Dios sin uno de ellos. Los tres son Dios, no dioses. Dios es “Los Tres” (Luc. 1:35; la. Cor. 1:24; Mat. 11:25-27; 28:19; 2a. Cor. 13:14; la. Juan 1:3, 4; Juan 1:18; 15:26; 17:11, 21; Zac. 14:9; Juan 5:17-30, 32, 37).

4 –     Que El hombre fue creado bueno y recto. Pero el hombre, por su trasgresión voluntaria cayó, y su única esperanza de redención está en Jesucristo, el Hijo de Dios. Génesis 1:26-31; 3:1-7; Romanos 5:12-21.

5 –     Que la salvación del hombre le llega exclusivamente por La Gracia de Dios, la cual ha sido manifestada a todos los hombres por la predicación del arrepentimiento hacia Dios y fe en el Señor Jesucristo. (Tito 2:11; Romanos 10:13-15, Lucas 24:47; Tito 3:5-7).

6 –     Que las obras no salvan, pero que la salvación produce obras – testimonio en la vivencia – de esa salvación – y que es la responsabilidad humana procurar conocer, para poder hacer, lo que agrada a Dios (Rom. 6:2-4).

7 –     Que el EL BAUTISMO EN AGUA está ordenado para hombres y mujeres con suficiente conciencia para saber, entender, aceptar y recibir lo que la Biblia enseña sobre la salvación; que no es para niños; solo para adultos (Mateo 28:19; Hechos 10:47-48; Romanos 6:4; Hebr. 10:22).

8 –     Que La Cena del Señor, consistente de los elementos de pan sin levadura y el fruto puro de la vid, es símbolo que expresa nuestra participación de la divina naturaleza de nuestro Señor Jesucristo (2 Pedro 1:4), un recuerdo de su pasión y muerte (1 Corintios 11:26), y una profecía de su segunda venida (1 Cor. 11:26); y está ordenada a todos los creyentes “hasta que El venga”.

9 –     Que el LA PROMESA DEL PADRE es la investidura con poder de parte del Espiritu Santo. Que se manifiesta, por lo regular, con la señal inicial de hablar en lenguas, aunque puede ser a través de otros dones también. Con ésta viene la investidura de poder para vivir y para servir, y los dones del Espíritu Santo y sus operaciones en la Obra del Ministerio. (). Esta experiencia maravillosa es distinta y subsecuente a la experiencia del nuevo nacimiento. (Lucas 24:49; Hechos 1:4-8; 1 Corintios 12:1-31; Hechos 10:44-46; 11:14-16; 15:7-9; Hechos 2:4)

10 –   Que La Entera Santificación es la voluntad de Dios para todos los creyentes, y debe ser diligentemente practicada mediante la obediencia a la Palabra de Dios. (Heb.12:14; l Pedro 1:15-16; l Tesalonicenses 4:3; 5:23-24; 1 Juan 2:6)

11 –   Que La Iglesia es el Cuerpo de Cristo, la habitación de Dios por medio del Espíritu Santo, y divinamente señalada para el cumplimiento de Su Gran Comisión y que cada convertido nacido del Espíritu Santo es parte integrante de ella (Efesios 1:22-23; 2:22; Hebreos 12:23)

12 –   Que el propósito de la iglesia es La Gran Comisión según Marcos 16:15-20; Efesios 4:11-13.

13 –   Que el EL DIEZMO es el medio de sostenimiento ara la obra de Dios en todos los tiempos (Mat. 10:10; Gén. 14:20; 28:22; Levítico 27:30; Número 18:21-26; Malaquías 3:7-10); lra Cor. 9:7-14).

14 –   Que la SANIDAD DIVINA es privilegio de todos los creyentes (Santiago 5:14-15; Isaías 53:4-5; Marcos 16:17-18).

15 –   Que Cristo Jesús regresará a La Tierra, primero a buscar la Iglesia, y luego a reinar con Israel (1 Tes. 4:16-17; Rom. 8:23; 1 Cor. 15:51-52; 2 Tes. 1:7; Tito 2:3; Zacarías 14:19; Judas 14:15; Apoc. 19:11-14; 20:1-7).

16 –   Que El diablo y sus ángeles, la bestia y el falso profeta, y todos los que no están escritos en el Libro de la Vida, serán condenados a eterno castigo en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apoc. 19:20; 20:10-15)

18 –   Que al final del tiempo, Dios creará cielo nuevo y tierra nueva en los cuales mora la justicia. (2 Pedro 3:13; Apoc. 21:22)